20 abr. 2010

El picu Teyéu de Siña (Amieva)

Fecha: 20 de marzo de 2.010
Itinerario: Precendi – Casería de Caxigui – aldea de Siña – Cuesta Siña – Foz de la riega de Palombierda – Canal de Valleyón –Collado La Valleya – picu Teyéu – Collado La Valleya – praderas de La Llamargona – pueblo de Pen – foz de Beyu – Precendi.
Distancia total: 16 km.
Tiempo empleado (incluidas las paradas): 7 horas y 10 minutos
Desnivel maxímo de subida: aprox. 900 metros.

Mapa del trazado general del itinerario de la ruta

Tramo I: de Precendi a la aldea de Siña.

1 .-  Iniciamos la ruta en el pueblo de Precendi (Amieva), al pie de la carretera N-625, donde por el puente del mismo nombre atravesamos el caudaloso río Sella, encontrándonos de frente con los postes informativos del “P.R. AS-149: Camín de la Reina”; tomando el ramal que parte hacia la izquierda de nuestra marcha.

8 .- Precendi, tras cruzar el puente sobre el río Sella.

2 .- Proseguimos la marcha por el camino de tierra que discurre prácticamente en llano y en paralelo con el curso del río Sella, comprobando lo crecido que viene estos días debido al invierno lluvioso y con copiosas nevadas que hemos tenido este año.
       También podemos encontrar al pie del camino los restos de alguna que otra “corra”, donde antiguamente se recolectaban y guardaban las castañas hasta desprenderse de los erizos que las cubrían, y que da fe de la importancia de los bosques de castaño en esta zona. También comenzamos a ver el pueblo de Sames encaramado en la ladera opuesta.
12 .- Sorteando una zona embarrada del camino.

14 .- Restos de una "corra" al pie del camino PR AS-149.

3 .- Cruzamos el río Villar o Carmenero por el puente Regueru, para afrontar acto seguido una subida por las primeras estribaciones de la Sierra de Valdedoña.
4 .- El camino nos va llevando por la ladera occidental de la Sierra, mientras que progresivamente nos vamos adentrando hacia la foz que el río Villar o Carmeneru ha formado en lo más hondo del valle, contemplando frente a nosotros y en la lejanía la mole pétrea del Porru Moneru.

21 .- Entrando hacia la foz del río Villar. Al fondo el Porru Moneru.
24 .- Entrando hacia la foz del río Villar. Al fondo el pueblo de Sames.

También pasamos por delante de una de las cabañas de la majada de Valdedoña.
5 .- Luego comenzamos una ligera bajada comenzando a abrirse la foz, al tiempo que nos vamos aproximando al cauce del río; atravesamos una portilla metálica y comenzamos a vislumbrar los escarpados paredones de las laderas orientales del picu Teyéu.
34 .- Atravesando la foz del Río Villar. Al fondo el picu Teyéu.

38 .- Atravesando otra portilla en el camino que atraviesa la foz del río Villar

6 .- Finalmente alcanzamos las praderías que bordean el sinuoso trazado de la carretera local AM-1 que enlaza los pueblos de Vega de Sebarga y Vega de Cien, a la que salimos franqueando otra portilla metálica. Desde este lugar seguimos contemplando la imponente mole rocosa del picu Teyéu y su crestería, que se desploma hacia la margen izquierda formando la foz de Palombierda.
40.- Saliendo a la carretera (AM-1). En lo alto el picu Teyéu.

7 .-  El siguiente lugar de paso en el itinerario de la ruta es Siña, para lo cual el camino más fácil, pero también el más largo, sería continuando la marcha por la carretera hasta la entrada del pueblo de Villaverde, de donde parte una pista hormigonada que conduce hasta dicho lugar. Sin embargo, Jonatan nos tiene preparada una pequeña variante que nos ahorra ese rodeo.
        Recorremos unas decenas de metros por la carretera, que atraviesa el río Villar por el puente del mismo nombre, e inmediatamente la abandonamos tomando a la izquierda una entrada a un prado al que accedemos por su portilla de cierre, encaminándonos hacia la solitaria cabaña asentada en su verde pradería.

42 .-  Abandonando la carretera por las praderías del Puente Villar.

8 .- Junto a la cabaña desaparece cualquier rastro de camino o sendero, obviando uno que parece encaminarse hacia el cauce del río con dirección a la foz de Palombierda. Así que por la zona alta de la cabaña, tras cruzar un cierre de alambre de espino, nos adentramos en una zona boscosa de densa vegetación, y ayudados por el G.P.S. y el mapa vamos buscando los lugares de paso más accesibles y fáciles de caminar, al tiempo que buscamos la orientación correcta.
9 .- A medida que subimos, el follaje va “clareando” hasta que salimos a unas amplias y despejadas praderías, donde aún se mantiene en pie la Casería de Caxigui. Nos entretenemos un rato contemplando su imponente hórreo, aún en muy buen estado de conservación, así como la vivienda de piedra aneja, en cuya planta inferior a ras de suelo estaba la cocina, donde aún se pueden ver los restos de una antigua cocina de leña y un artesanal horno para hacer del pan; también encontramos alguna hoja de una revista de los años sesenta. La planta superior, totalmente diáfana y vacía suponemos que debía albergar las habitaciones. El edificio contiguo adosado la vivienda debían ser las cuadras para el ganado y “la tená” para almacenar el forraje para el invierno.
48 .- Marcelo y Omar inspeccionando la abandonada Casería de Caxigui.


50 .- Marcelo delante del hórreo de la Casería de Caxigui.

52.- Omar inspeccionando la casa de la Casería de Caxigui.

54.- Dejando atrás la Casería de Caxigui. Al fondo el pueblo de Argolibio.

59.- Acercándonos a la aldea de Siña.
10.- Tras una corta subida por la misma pradería alcanzamos la abandonada aldea de Siña, donde comprobamos que una de las antiguas casas ha sido restaurada para ser ocupada, deducimos que ocasionalmente los fines de semana y periodos vacacionales. Siendo este lugar un fenomenal mirador para contemplar parte del recorrido realizado hasta llegar aquí , así como también el pueblo de Argolibio, y la crestería de la pequeña sierra coronada por el Porru Moneru y la Peña Braniella, cuyas estribaciones caen hacia la foz de Palombierda.
       Metros más arriba nos encontramos con la hermosa y cuadrada Torre de Siña, lo que fue una antigua vivienda que reproduce las características de las ancestrales torres medievales, sin llegar a tener una función claramente defensiva, y que perteneció a la Casa de Carmenero. De planta cuadrangular, con tres alturas y tejado a cuatro aguas, su fachada principal nos muestra los elementos más importantes e interesantes; en la planta baja se abría la puerta de acceso, rodeada de molduras barrocas y flanqueada por dos saeteras, una de ellas abocinada; en la planta superior sobre la portada, se abría un balcón que repite las características de la puerta principal en lo que respecta a la decoración con molduras, y que en la actualidad se ha cegado, aprovechando el voladizo para hacer un tejadillo sobre la portada; a ambos lados del balcón hay sendas ventanas adinteladas, con potentes sillares. El piso superior, sobre el balcón, albergaba el escudo, hoy en día desparecido como atestigua el hueco que ocupaba; cerca de la esquina superior izquierda hay un pequeño escudo en piedra, en muy buen estado de conservación, en el que se puede leer la siguiente inscripción: “AÑO D MIL Y 671 HIZO ESTA OBRA SANTIAGO D MIER POR MANDADO DE JOSEPH DE BEGA SEÑOR DE LAS CASAS DE CARMENERO”. Toda esta fachada principal es una muestra de un excelente trabajo de cantería, toda ella realizada en sillares de buena talla.
64.- La Torre de Siña, en la aldea del mismo nombre.

      En la zona alta de la aldea está situada la pequeña ermita de San Antonio, en cuyo pórtico aprovechamos para hacer una breve parada y reponer fuerzas tomando un aperitivo.

66.- Atravesando la aldea de Siña.

Tramo II: de la aldea de Siña al picu Teyéu.

11.- Reanudamos la marcha por la pista de tierra, que abandonamos unos metros más arriba para tomar un camino que parte hacia la izquierda, por la parte baja del antiguo cementerio. Mirando hacia atrás obtenemos buenas vistas de la aldea de Siña, comenzando a asomar la puntiaguda silueta del picu Carriá.

71.- Abandonando la aldea de Siña. Al fondo el Porru Moneru, Peña Braniella y el pico Carriá.

12.- Abandonando la pista tomamos un sendero que prosigue en diagonal bordeando las praderías, así como las murias de piedra que sirven de cercado a las mismas.

13.- Luego el sendero afronta una bonita y entretenida subida a través de la denominada Cuesta Siña, por la misma ladera oriental del picu Teyéu, y desde la cual tendremos una buena perspectiva del conjunto de la aldea de Siña.
         Un incendio que parece bastante reciente, ha quemado gran parte de los matorrales y monte bajo facilitando en gran medida el paso por algunos tramos.
75.- Por el sendero de la Cuesta Siña, en la ladera del picu Teyéu. Al fondo el Porru Moneru.

77.- Panorámica de la aldea de Siña, desde el camino de la Cuesta Siña.

86.- Por el sendero de la Cuesta Siña, en la ladera del picu Teyéu. Al fondo el Porru Moneru.

87.- Por el sendero de la Cuesta Siña, en la ladera del picu Teyéu. Al fondo Argolibio y el Porru Moneru.

88.- Panorámica desde el sendero de la Cuesta Siña, en la ladera del picu Teyéu:
la Casería de Caxigui, Argolibio, Carbes, ……

14.- La subida nos sitúa en una especie de altozano, que según comenzamos a bordearlo nos va ofreciendo abiertas y variadas panorámicas: la Casería de Caxigui, Siña, Argolibio, Carbes, Porru Moneru, Peña Braniella, el Carriá, …..

90.- Por el sendero de la Cuesta Siña, en la ladera del picu Teyéu. Al fondo la Peña Braniella y el Carriá.

91.- Por el sendero de la Cuesta Siña, en la ladera del picu Teyéu: panorámica de la aldea de Siña.

15.- Luego iniciamos un prolongado descenso, atravesando algún pequeño pedrero, y pasando cerca de la braña Cornieru, cuyas abandonadas casas y cabañas dejaremos un poco más hacia abajo, en la margen izquierda de nuestro sentido de la marcha.

93.- Por el sendero de la Cuesta Siña, en la ladera del picu Teyéu. Bajando hacia la foz de Palombierda.

95.- Lo que queda de la Braña Cornieru, a la entrada de la foz de Palombierda.

16.- Nos vamos aproximando a la foz de la riega de Palombierda, discurriendo el bien marcado y visible sendero encajonado entre los abruptos derrumbes de la crestería del Teyéu por la derecha, y las más abiertas laderas de los valles que descienden desde las alturas de la Peña Braniella y el Carriá. Las aguas del arroyo rugen en el fondo del cauce dando lugar a pequeñas cascadas y torrenteras.

96.- Acercándonos a la foz de Palombierda.

101.- Atravesando la foz de Palombierda.

17.- Vamos saliendo de la estrechura de la foz, encontrando algún tramo del sendero que aún conserva su antiguo empedrado . A nuestra derecha, y por entre la espesura del bosque, ya vemos la empinada canal por la que debemos ascender, debiendo abandonar el sendero que prosigue su marcha hacia las cabañas de la majada El Valleyón.
        Comenzamos la ascensión atravesando todavía los últimos retazos de zona arbolada del bosque.

105.- Saliendo de la foz de Palombierda.

18.- Luego, la dura y pendiente ascensión prosigue por una despejada ladera cubierta de herbosa vegetación de pradería.
114.- Ascendiendo por la Canal de Valleyón.

118.- Ascendiendo por la Canal de Valleyón.

120.- Ascendiendo por la Canal de Valleyón. En lo alto el picu Carriá.

       Lentamente, y con bastante esfuerzo, vamos ganando altura por la canal de Valleyón, aprovechando los momentos en que nos detenemos para tomar un respiro, para contemplar en lo más alto de la vertiente opuesta la puntiaguda cumbre del picu Carriá y los valles que vertiginosamente descienden desde la misma, hasta confluir en la cabecera de la foz.
       Hasta este momento las condiciones atmosféricas habían sido bastante satisfactorias, pese a las predicciones meteorológicas, pero durante la subida por la canal comenzaron a meterse oscuros nubarrones por el Sureste cubriendo el Carriá y sus inmediaciones, por donde parecía que estaba descargando una cortina de agua, pese a lo cual hasta nosotros solo llegó una fina lluvia intermitente que apenas duró más allá de diez minutos y que casi ni nos llegó a mojar, sirviendo más bien par mitigar un poco el sofocón del esfuerzo en la dura y prolongada ascensión.
          Casi en la parte final de la subida podemos apreciar en toda su plenitud la empinada ladera de esta canal, por la que trabajosamente hemos subido.
124.- Panorámica de la Canal de Valleyón, desde su parte alta. Al fondo el picu Carriá.

19.- La canal finaliza en el Collado La Valleya, donde podemos apreciar los restos de lo que parece haber sido una antigua explotación minera, con un oxidado cable de acero a modo de “tirolina” por donde posiblemente sacaban el mineral extraído. También apreciamos a nuestras espaldas la imponente mole del picu Pierzu.
125.- Collado La Valleya. En lo alto el picu Pierzu.

20.- Desde el collado arremetemos hacia la derecha, prosiguiendo la subida por un pedregoso terreno, bordeando inicialmente los primeros crestones rocosos que nos vamos encontrando, para posteriormente ganar la cumbrera de la crestería por la que finalmente llegamos a la cumbre del picu Teyéu.

129.- Avanzando por la crestería de la Sierra hacia la cumbre del picu Teyéu, que ya divisamos al fondo.

21.- Picu Teyéu (1.047 metros de altitud), al que parece ser también llaman, según las fuentes que se consulten, Peña Siña; aunque la cartografía del I.G.N. y el Sigpac, sitúan ésta última en el reborde septentrional de la crestería.
132.- Llegando a la cumbre del picu Teyéu.

          Este pico está coronado por un buzón de cumbres cilíndrico de acero inoxidable, ubicado casi a ras de suelo, en el que está grabada la siguiente inscripción: “Peña Siña, 1.052 m., G. M. El Trasgu Andayón – Gijón”. Como el tiempo había mejorado notablemente, pues las nubes más oscuras parecían haberse disipado llevadas por el viento, y asomaron incluso unos tímidos rayos de sol que hacían muy agradable la estancia en la cumbre, aprovechamos para comer tranquila y plácidamente el bocadillo, mientras contemplábamos las formidables vistas panorámicas que el lugar nos ofrecía: la Mota Cetín, Pierzu, Carriá, Sierra de Amieva, Los Tornos, Maoño, Vízcares, Picos de Europa, y todo el valle por donde posteriormente realizaremos la bajada.

135.- Desde la cumbre del picu Teyéu. Abajo, Siña y el valle del río Sella, y al fondo la Sierra de Vis.

136.- Desde la cumbre del picu Teyéu. Abajo, el pueblo de Argolibio y al fondo la Sierra de Amieva.

137.- Desde la cumbre del picu Teyéu. El picu Carriá.

138.- Desde la cumbre del picu Teyéu. El picu Pierzu.

144.- Foto de Grupo en la cumbre del picu Teyéu.. Al fondo el Pierzu.

147.- Desde la cumbre del picu Teyéu. La Mota Cetín.

Tramo III: del picu Teyéu a Precendi
         Por el mismo lugar, y aproximadamente con el mismo itinerario de la subida, retornamos hasta el collado La Valleya.

150.- Por la crestería de la Sierra tras dejar atrás la cumbre del picu Teyéu. Al fondo el picu Pierzu.

22.- Desde el collado tomamos la pista de tierra que discurre todo el valle arriba desde las proximidades de Pen, pasando a los pocos metros por un abrevadero para el ganado, pero que sin embargo no tiene fuente donde poder repostar agua;

152.- Abrevadero para el ganado (no fuente), en las proximidades del collado La Valleya. En lo alto el picu Teyéu.

y poco más allá dejamos la pista.

23.- Nos lanzamos ladera abajo, con la intención de atajar por las praderías de la Llamargona, mientras vamos contemplando las escarpadas caídas del Teyéu orientadas hacia la vertiente occidental, y al tiempo que nos dirigimos hacia una solitaria cabaña de piedra.
153.- Bajando por las praderías de La Llamargona. Al fondo el pueblo de Pen.

158.- Bajando por las praderías de La Llamargona. Panorámica del picu Teyéu.

160.- Bajando por las praderías de La Llamargona. Al fondo la Mota Cetín.

24.- Desde esa cabaña continuamos la bajada hacia la margen derecha, enlazando con una pista de tierra al pie de la cual localizamos una fuente de agua potable.

25.- Proseguimos la marcha por esta pista, en una larga y prolongada bajada que va trazando continuas vueltas y curvas, atajando en algunas para acortar el camino.
162.- Bajando por la pista hacia Pen. Arriba el picu Teyéu y su crestería.

163.- Bajando por la pista hacia el pueblo de Pen, al que ya avistamos.

26.- El final de la pista enlaza con la carretera local AM-1, por la que llegamos hasta el pueblo de Pen.

27.- A la entrada del pueblo dejamos la carretera y nos adentramos hacia el mismo, atravesándolo por su calle principal. Es éste un bonito y cuidado pueblo de montaña, en el que podemos encontrar buenas muestras de arquitectura popular, entre las que destaca la denominada Casa Peri: torre bajomedieval fechada en torno al s. XIV, con origen claramente defensivo, mostrando en la actualidad una apariencia de casona rural; sus macizos muros muestran escasez de vanos, generalmente pequeños y de tipo saetera; los huecos mayores son ventanas adinteladas de buenos sillares y con una mínima decoración de alfeizar. Entre los elementos que claramente se pueden ver que son añadidos, destaca la escalera de piedra y el corredor de madera que da acceso a la vivienda, cubierto y sustentado por columnas de madera tallada.
164.- Pen. Casa Peri.

        Mientras recorremos su alargada calle principal vemos alguna que otra bonita casa de aldea dedicada al turismo rural, así como un impresionante ejemplar de enorme panera y la pequeña ermita de San Roque.

166.- Pen. Ermita de San Roque.

168.- Pen. Casa rural. Por detrás Peña Dulce.

28.- Al final del pueblo, junto a las últimas casas, tomamos el camino que parte hacia la derecha, bajo las estribaciones de Peña Dulce, mientras que a nuestras espaldas contemplamos una bella panorámica de la crestería del picu Teyéu, con el pueblo de Villaverde asentado en su ladera, y el picu Pierzu.

172.- Panorámica de la crestería del picu Teyéu y el picu Pierzu, desde las afueras de Pen.

29.- El sendero discurre ahora en una fuerte bajada, que inicialmente pasa bajo un vertical murallón de lisa piedra,
176.- Bajando desde Pen hacia la foz de Beyu.

179.- Bajando hacia la foz de Beyu.

y afronta a continuación una serie de vueltas y revueltas que nos dejan junto al cauce del arroyo de Beyu, que atravesamos por encima de las piedras del mismo, pues el antiguo puente de piedra y madera está totalmente caído y en ruinas.
184.- Cruzando el arroyo de Beyu.

30.- Tras atravesar el arroyo tomamos un sendero bien marcado y acondicionado que nos va introduciendo hacia la foz que el mismo ha formado.
         En una cómoda bajada vamos atravesando esta bonita y desconocida foz, teniendo el cauce del arroyo constantemente a nuestra izquierda, el cual va formando bellas torrenteras y pequeñas cascadas, al tiempo que también constatamos la presencia de enormes y vetustos ejemplares de castaños que hunden sus raíces hacia lo más hondo del valle.
186.- Por la foz de Beyu.


197.- Por la foz de Beyu.

203.- Por la foz de Beyu.

204.- Por la foz de Beyu.

31.- A la salida de la foz enlazamos con el ramal del “P.R. AS-149: Camín de la Reina”, procedente del pueblo de Santillán, y por el que llegamos nuevamente al pueblo de Precendi.

* Gráfico de cotas de altitud, distancias, horario y tiempos:

* Video de la ruta:

* El track de la ruta para G.P.S., en Wikiloc:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=856370