19 jun. 2010

Un paseo hasta el meandro del Alagón (Salamanca/Cáceres)

Aprovechamos una tarde de las vacaciones de Semana Santa, aunque el tiempo parecía amenazar con lluvia (en previsión de ello ibamos perfectamente pertrechados con paragüas) para acercarnos hasta el meandro del río Alagón (también conocido como el meandro Melero), que hace frontera entre las provincias de Salamanca y Cáceres. Ya lo tenemos muy visto, pero en esta ocasión queríamos, aparte de pasar la tarde, ver cual era su aspecto cuando como ahora en primavera va casi a tope de su caudal.
Primero os voy a mostrar unas fotos generales de la zona.
      Ésta está tomada desde la Sierra del Castillo, en una incursión que realicé por dicha zona uno de los veranos pasados. Podemos ver en el centro el pueblo de Ríomalo, donde hay que tomar la pista para dirigirse al meandro.

Ésta es una perspectiva del pueblo de Ríomalo, tomada subiendo por la crestería que conduce al pico de La Lenteja (otra incursión veraniega).

En el mismo pueblo de Ríomalo, junto a la entrada del camping, y donde hay esta piscina natural (muy aprovechada por el verano), tomamos una pista en muy buenas condiciones y que últimamente han hormigonado.


Según comenzamos a caminar podemos ver enfrente la bonita estampa de la Sierra del Castillo (desde donde estaba hecha la primera de las fotos).

Y según vamos cómodamente subiendo, vamos dejando atrás el pueblo.

Como podeis ver la tarde estaba un poco desagradable, pues había que ir bastante abrigado.  Al fondo de nuevo la Sierra del Castillo.

Por entre el pinar comenzamos a contemplar los meandros que va formando el río Alagón según se va acercando a su desembocadura en el embalse de Gabriel y Galán.

La pista discurre en todo momento atravesando frondosos pinares, y en alguna ocasión tuvimos que hacer uso del paragüas.
Aproximadamente a la altura de donde finaliza el tramo hormigonado, hay que fijarse y tener la precaución de no tomar el ramal que prosigue hacia la izquierda en bajada, y que lleva directamente a las orillas del río; prosiguiendo la marcha por el ramal que tira de frente, ahora ya con suelo de tierra.

Como el trayecto es continua subida, aunque muy llevadera, según vamos ganando altura y nos aproximamos comenzamos a ver parte del meandro.

Hasta que casi se nos muestra por completo.

Nos vamos aproximando al mirador de La Antigua.

Y bajamos hacia el mismo.

Y estas son las bonitas vistas que el meandro nos ofrece. Un precioso lugar donde habitualmente reina el silencio, la paz y la tranquilidad, y donde apetece quedarse un buen rato disfrutando del paisaje. Abajo, junto a las aguas del río, es posible ver en verano ejemplares de cigüeñas negras.






Pues bueno, así está el meandro del río cuando baja con bastante agua, como por ejemplo este año que por la zona ha llovido bastante. Y las fotos siguientes es como os lo podeis encontrar por el verano; aunque hay veranos que baja con menos agua aún.




Y estas otra fotos están tomadas desde el otro lado del meandro, por donde se puede bajar a la "isla" que forma el mismo (tomadas también en verano).


Un precioso sitio para que, el que se acerque por la zona, pueda dar un agradable paseo. Son solo 3 km. de ida, y otros tantos de vuelta.

2 comentarios:

  1. Precioso sitio Santos. Eso en el verano tiene que estar tremendo para darse un chapuzón

    ResponderEliminar
  2. Vaya, impresionante el meandro, sí... Tiene que ser un sitio precioso, la verdad. Habrá que hacer una escapada, aunque... son tantos sitios a los que uno quiere ir y tan poco el tiempo del que se dispone...
    Bueno, al menos lo podemos disfrutar en fotografías gracias a los compis blogueros ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar